Hola!!!!!!

Me llamo Débora.
Soy una estudiante de ciencias sanitarias a la que le apasionan las cosas relacionadas con la salud, biología, ecología...
También me encanta la cocina, me gusta inventar platos nuevos y descubrir técnicas. Me relaja mucho.
Además, amo la música!!! Me chifla ir a conciertos y también darlos, siempre que se presenta la ocasión ya que soy cantante. Adoro el rock, el grunge, jazz, metal... Todo en realidad. De hecho mi blog tiene de nombre una canción de Foo Fighters!
Me gusta pintar, dibujar y todo aquello que conlleva algo de creatividad, por eso, entre otras causas, me gusta el maquillaje.
Espero que mi blog os guste, ya que quiero compartir con vosotros un poquito de mi mundo!!!
Bienvenidos!!

lunes, 30 de enero de 2012

Economía para bárbaros, capítulo 2: La oferta y la demanda

En la aldea de los bárbaros, el leñador Leñadorio vendía a diario varios kilos de leña a cambio de unas pepitas de oro, a las que ahora todos llamaban "moneda" y las aceptaban como parte de un intercambio.

Como todos los días, llegó Leñadorio con dos kilos de leña al mercado, y Compradorio y Compradoria le dieron cada uno dos monedas por un kilo de leña. Leñadorio, satisfecho, y pensando que podría ganar más dinero, volvió al día siguiente con cuatro kilos al mercado.

Pero Compradorio y Compradoria no querían tanta leña, así que Leñadorio, viendo que le iba a sobrar leña les hizo una propuesta: por el mismo precio les daba dos kilos en vez de uno. Ambos aceptaron con gusto este ofrecimiento.

Un día, el chamán de la aldea predijo que el invierno iba a ser especialmente frío, así que Compradorio y Compradoria corrieron a buscar a Leñadorio. Ambos querían dos kilos de leña, pero Leñadorio sólo traía 2 kilos, ya que la última vez que había traído más le había sobrado. Ante la situación, Compradoria le propuso a Leñadorio darle 3 monedas por los dos kilos que tenía, cosa que éste aceptó felizmente, pensando en que esa misma tarde iría a por más leña, ya que al parecer las cosas iban bien para su negocio.


¿Qué han aprendido los bárbaros?

Los bárbaros hoy han aprendido los fundamentos de la oferta y la demanda. En un principio, nos encontrábamos en un mercado en equilibrio: el leñador traía la leña justa para todos, y los compradores adquirían un kilo por una moneda.

Sin embargo, el leñador aumentó su oferta, trayendo más leña de la habitual. Ofertar no es vender, si no estar dispuesto a vender, cosa que comprobó rápidamente nuestro héroe al ver que sus clientes habituales no querían tanta leña. Para adaptarse la situación, Leñadorio tuvo que reducir el precio a media moneda por kilo, ya que de lo contrario le iba a sobrar leña.

Finalmente, por un cambio de las circunstancias, los compradores estaban dispuestos a comprar más leña, es decir, aumentó la demanda de leña, a lo que Leñadorio se adaptó aumentando el precio del kilo de leña a una moneda y media. Sin embargo, demandar tampoco es comprar, ya que aunque Compradoria compró la leña, Compradorio demandaba también dos kilos, pero no pudo comprarlos.

Así pues, el mercado tiende al equilibro, aumentando o disminuyendo el precio según varíe la oferta y la demanda.


Próximamente: La intervención del estado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares